IMG-20160625-WA0012 La ciudad despertó con un nuevo temporal anunciado hace semanas y tan solo pasaron dos meses desde la última lluvia, donde aún recuerdo esa mañana en que medio gabinete y grupo de trabajo se presentaron en un programa de radio matinal a dar cuentas y explicaciones. Sobre todo el encargado de la dirección de servicio público municipal quien hablaba de que iban a estar trabajando 24hs al día para resolver el problema de las calles, definitivamente una mentira más de esta gestión. Señores la inoperancia ya se transformó en desidia, es muy lindo pasear en camioneta cuando el gas oíl es gratis, ojala todo ese paseo se convierta en resolución del problema de fondo. El Sr Intendente a quien nunca se lo puede encontrar cumpliendo su función dentro del municipio, dice recorrer las calles visitando vecinos, pero aparentemente lo hace con anteojeras de caballo porque no ve la mugre acumulada en los costados de la calles ya que desde hace meses los descartes no son recolectados y las calles hoy amanecieron en las peores condiciones, ya lo muestran las imágenes enviadas o los comentarios de los vecinos cansados de ver una gestión basada en la inoperancia que solo le gusta figurar en fotos para las redes sociales porque es ahí donde aparecen todos empujándose para salir adelante uno de los otros, nos piden que tengamos lo impuestos al día y es lo que corresponde como ciudadano pero indigna ver que con esa plata solo se pagan sueldos a inoperantes. Y repito este término “INOPERANCIA” porque es esto lo que demuestra la gestión desde que asumieron. Las calles siguen sin tener la iluminación necesaria, ya pasaron dos meses de la quita de las luces de la calle 25 de mayo y aun se toman la libertad de seguir buscando precio, ¿hasta cuándo? Se lavan la boca diciendo que utilizarían las iluminarias sacadas y seguimos en la misma. Hoy nuevamente el vecino queda preso a causa de la inoperancia del gobierno de turno, las calles son intransitables pero los funcionarios sonríen para las fotos de los medios amigos que muestran una realidad inventada.

 

Mario Morales Diaz